La higiene bucodental es un aspecto importante que debes cuidar para evitar que te surjan problemas futuros, como pueden ser las caries o cualquier otro tipo de enfermedad periodontal.

Las reglas a seguir

Si sigues estas normas básicas, ayudarás a la salud de tu boca y podrás prevenir complicaciones a largo plazo.

  • El cepillado de los dientes

Lo más básico es el cepillado de los dientes. Lo mejor es cepillarse tres veces al día o después de cada comida. Ese cepillado debe tener una duración de aproximadamente dos minutos para que obtengas un saneamiento adecuado.

Este proceso es el recomendable cuando tus encías están sanas, pero más aún si tienes algún tipo de problema en ellas, como pequeñas inflamaciones. Recuerda que una vez te hayas cepillado los dientes por la noche es mejor que no comas ni bebas nada, excepto agua.

Para un cepillado adecuado, lo ideal es utilizar cerdas de una dureza intermedia, ya que si son demasiado duras pueden eliminar el esmalte natural de los dientes o incluso dañar las encías; además han de tener un cabezal pequeño para que no te suponga demasiado esfuerzo llegar a todas las zonas de la dentadura.

  • Irrigadores bucales

Son muy recomendables y útiles para conseguir eliminar los restos de comida. De todas formas, debes tener en cuenta que en ningún caso sustituyen al cepillado, sino que son complementarios y entre ambos podrás eliminar mucho mejor la placa bacteriana.

  • Revisiones

Como norma general, y si no se tienen problemas graves, es necesario hacerse una revisión al menos una vez al año. Esta frecuencia en las revisiones deberás reducirla a 6 meses si sufres gingivitis o periodontitis, ya que es fundamental mantener controlado el problema para que no se agrave.

También se recomienda realizarse una limpieza bucodental una vez al año para conseguir, tener los dientes libres de placa bacteriana y de suciedad. No olvides que puedes consultarnos cualquier duda que tengas sobre estos tratamientos y pedir una cita sin compromisos.

Con estas revisiones, llevadas a cabo por profesionales expertos en la materia, conseguiremos que, por ejemplo, que un problema que en un futuro pudiera convertirse en algo más grave, como una extracción o alguna técnica más agresiva y costosa, pueda solucionarse con una endodoncia. Si quieres hablarnos de tu caso, ponte en contacto con nosotros.

  • Pasta dentífrica

Es importante utilizar una pasta de dientes que sea adecuada a tu edad y a cómo se encuentren tus dientes y encías. Hay gran variedad de pastas distintas con diversas características, como pueden ser las blanqueantes o especiales para problemas de encías. En caso de duda, lo recomendable es pedirnos consejo. Un profesional puede valorar mejor las necesidades de tu salud bucodental.

También puedes consultar la posibilidad de utilizar, como complemento al cepillado y al uso de la pasta de dientes, un enjuague bucal para que la limpieza que te realices sea todavía más efectiva.

Otro complemento ideal al cepillado de los dientes es el de la lengua. Actualmente existen cepillos de dientes que en su parte posterior cuentan con una superficie especial para realizar esta tarea. Es conveniente realizarla porque en la superficie de la lengua existe gran cantidad de bacterias que contribuyen directamente a la salud de la boca.

Cuida la alimentación

Aunque puedas pensar que la alimentación no afecta directamente a la higiene bucodental, no es así. Existen alimentos que tienen un alto contenido en azúcar y en ácidos, como pueden ser las bebidas carbonatadas y el limón, y que provocan en los dientes graves daños, por lo que deberías, en la medida de lo posible, consumirlos con moderación. Si tienes alguna duda sobre los mejores hábitos para cuidar tus dientes, ponte en contacto con tu dentista en Cartagena.