Si has perdido una o varias piezas dentales, los implantes son una de las mejores soluciones a las que puedes recurrir. Su eficacia está más que probada, son resistentes, estéticos y pueden llegar a acompañarte toda la vida. Pero ¿conoces todos los tipos de implantes que existen? Para ayudarte a aclarar posibles dudas antes de tu próxima consulta al dentista te explicamos al detalle las diferencias entre unos y otros. ¿Nos acompañas?

Tipos de implantes dentales

En general, podemos decir que existen dos tipos de implantes dentales: los subperiósticos o yuxta-óseos y los endo-óseos.

  • Los implantes endo-óseos

Son los más utilizados actualmente. Es un tipo de implante que se coloca mediante cirugía en el hueso de la mandíbula o en el maxilar. Una vez que el hueso integra el tornillo que se le ha colocado, se procede a añadir la prótesis propiamente dicha para que ejerza su función de diente, estética y funcionalmente.

Hay varias formas de implante endo-óseo: los cilíndricos, los de tornillo (los más utilizados) y los de láminas.

Como comentábamos, el implante más común es el de tornillo. En la actualidad, es el que más dentistas utilizan en el mundo, gracias a que posee ciertas ventajas como la de poder ser colocado en varios dientes consecutivos.

Su nombre viene del propio tornillo que se implanta dentro del hueso, que está fabricado de titanio biocompatible, y al cual se enrosca la corona con forma de diente. El tipo de material, también ayuda a que la implantación en el hueso sea mejor y reduce el tiempo que necesita el cuerpo para asimilarlo.

Los implantes cilíndricos se implantan en el hueso a través de una pequeña perforación, quedando firmemente sujetos a él. Esta técnica es bastante eficaz, pero cuenta con la desventaja de que hay que utilizar bisturí. Además, es un proceso algo lento, ya que el hueso se integra muy poco a poco. Precisamente por eso, en la actualidad no suelen utilizarse este tipo de implantes.

Los implantes laminados dan buenos resultados cuando hay que sustituir uno de los incisivos centrales superiores. Sin embargo, no son recomendables cuando existe una pérdida total de la pieza.

  • Implantes Subperiósticos o Yuxta-óseos

Estos implantes se basan en la colocación de un marco metálico en el hueso de la mandíbula, por debajo de las encías. Pueden resultarte adecuados si no eres candidato a utilizar una de las dentaduras tradicionales por tener una altura ósea muy pequeña. Aunque en el pasado sí que fueron muy utilizados, en la actualidad también se encuentran en desuso, debido a su baja osteointegración. Así mismo, para colocar estos implantes se requiere cirugía y la recuperación posterior del hueso y del paciente es bastante lenta.

Cómo reconocer un buen implante

Ahora que ya sabes qué tipos de implantes hay, debes reconocer las características de uno de calidad. Es importante que así sea, puesto que la idea de colocarse implantes dentales es que duren el mayor tiempo posible, si no toda la vida.

Como ya sabes, existen varios tipos de implantes dentales y cada uno tiene distintas formas. Por ello, es importante conocer que el implante dental que se va utilizar sea de la mejor calidad. Recuerda que un implante dental es para tenerlo mucho tiempo.

El material más aconsejable es el titanio, debe tener forma de tornillo y contar con un sistema antirotacional interno para evitar que se desprenda la corona.

Si has sufrido la pérdida de una o más piezas dentales, no lo dejes para mañana. Consúltanos y te informaremos sobre la colocación de los implantes dentales para que empieces a disfrutar ya de tu nueva dentadura al mejor precio.